martes, 28 de enero de 2014

Palabras del Alcalde JUAN CARLOS MOLINA E. EN LA INSTALACION DEL CONSEJO DE PROTECCION DEL NIÑO, NIÑA Y ADOLESCENTE.



Cuando este tipo de eventos se nos presenta, a mi como alcalde me embarga un sentimiento de mucha alegría porque Juan Carlos Molina tomó la decisión de ser alcalde de Arzobispo Chacón para hacer un proceso de transformación, construir comunidades diferentes para todos, comenzando por la revalorización y respeto por el espacio y el derecho del niño, de la niña y del adolescente, espacio en el que se inician los hombres y mujeres del mañana.
Nos encontramos en este emblemático salón “Batalla del Ataque”, para la nueva instalación del Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, establecido fundamentalmente, en el artículo 158 de la LOPNNA que reza: Los Consejos de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes son los órganos administrativos que, en cada municipio y por mandato de la sociedad, se encargan de asegurar la protección en caso de amenaza o violación de los derechos y garantías de uno o varios niños, niñas o adolescentes, individualmente considerados.
Partiendo de este principio de ley quiero proponerles a ustedes distinguida directiva y nueva Presidencia de la Fundación del Niño Simón Municipal que trabajemos sin descanso, uniendo esfuerzos y voluntades por hacer valer el derecho y también concientizar sobre las obligaciones de los padres y representantes sobre las generaciones venideras.  Esas generaciones que hoy hacen parte de un presente que mañana harán parte de un futuro para la Municipalidad, impulsemos pues unas generaciones transformantes, que aporten talento y desarrollo a nuestro Arzobispo Chacón.
Hoy nos convoca aquí posesionar a unos responsables, a unos actores que van teniendo una corresponsabilidad con las familias y las instituciones de esta tierra surmerideña.  Pero todos somos responsables, todos formamos parte del trabajo de educar, sensibilizar y hacer que todos participen de la tarea que hoy se nos exige: Fortalecer los valores de la familia.

Nosotros en nuestra campaña presentamos un plan de desarrollo que tiene como marco la participación de nuestros niños y adolescentes. Hoy esta posesión que se está haciendo a estos consejeros no es solamente para que lleven el título de consejeros, es para que trabajemos conjuntamente con la administración, y con otros muchos más entes y fuerzas que quieren trabajar de la mano con ustedes, para poder lograr y decir con orgullo: Yo soy sur merideño y vivo en estas comunidades que están saliendo adelante, que está transformándose, un Municipio que le está dando prosperidad y beneficios a los niños y adolescentes.
Todo el compromiso de la administración de Juan Carlos Molina,  por los niños, adolescentes y jóvenes, ese ha sido parte fundamental no de mi discurso sino de mi actuar y quiero que todos y cada uno de ustedes se lo transmitan a sus padres y familiares. Hoy tienen un alcalde y unos funcionarios trabajando para darles beneficios a todos y cada uno de los hijos de Arzobispo Chacón, incluyendo a nuestros niños. No tengan la menor duda en cuanto que tendrán el acompañamiento de parte mía, ahí está el alcalde para que ustedes lo sepan, ahí están los funcionarios al servicio de ustedes y de todos los ciudadanos para sacar esto adelante.
Señores consejeros, jóvenes consejeros, tienen un gran compromiso, tenemos que cumplirlo. No solamente es llevar esa denominación de consejeros. Hay que trabajar, hay que ser partícipes, líderes que transformemos nuestro grandioso Municipio Arzobispo Chacón.
Termino mis palabras recordando a una gran mujer que trabajo por los niños y adolescentes más sufridos del mundo, nuestra Santa Teresa de Calcuta, quien decía:
«Seamos fieles en las cosas pequeñas, porque ahí estará nuestra fortaleza. Miremos el ejemplo de la lámpara que arde con el aporte de pequeñas gotitas de aceite, y sin embargo da mucha luz. Las gotitas de aceite de nuestras lámparas son las cosas pequeñas que realizamos diariamente: la fidelidad, la puntualidad, las palabras bondadosas, las sonrisas, nuestra actitud amorosa hacia los niños».
MUCHAS GRACIAS