lunes, 20 de enero de 2014

“… CUBA y PUERTO RICO son…”



“… CUBA y PUERTO RICO son…”
Autor: Lic. Abilio González González. (Investigador.)
Por motivos geográficos, la etnografía de la población de las dos islas hermanas se aúnan en un solo sentir; no en vano la poetiza boricua manifestó que “Cuba y Puerto Rico son, de un pájaro las dos alas”.
El 10 de abril de 1892, - 23 años tras haberse celebrado en Cuba la Asamblea de Guáimaro-, nuestro Apóstol de la Independencia y Héroe Nacional José Julián Martí Pérez, lograba fundar en New York el unitario Partido Revolucionario Cubano, para emprender la organización de la guerra justa y necesaria con todos y para el bien de todos, e iniciar la lucha por la independencia y soberanía de Cuba, y auxiliar a la del hermano pueblo de Puerto Rico, en el batallar de ambos pueblos contra el oprobioso régimen colonial español.
El Maestro, en los 28 tomos que conforman sus Obras Completas- publicados por la Editorial Nacional de Cuba en 1964-, se refiere en 14 de ellos a la hermana isla de Puerto Rico, y en los mismos le realizó 91 referencias, lo que se traduce en el gran amor y preocupación constante de él por el presente y y el destino futuro hacia el pueblo puertorriqueño, y el desvelo fraterno que en Cuba ha existido siempre por el mismo.
Tal como escribiera Lenin, Estados Unidos de Norteamérica  desató la primera guerra imperialista contra España, lo que significó la batalla entre dos bandidos por repartirse el botín; la política imperial para apropiarse en su beneficio de los territorios coloniales. El 10 de diciembre de 1898, se firmaba en París, sin la representación de varios pueblos, -y entre ellos de Cuba y Puerto Rico-, el ominoso tratado en que dichas naciones eran cedidas por el colonialismo español al imperialismo yanqui, sin el criterio ni la representación de sus habitantes; ambos países se convertían entonces,- contra la voluntad de sus pueblos-, de colonias españolas a colonias bajo la tutela yanqui.
En 1902 imponían en Cuba la ignominiosa Enmienda Platt, que significaba una falsa república neocolonial, mediatizada y dependiente, lo que nos convertía, como a la actual Miami, en una despreciable “república bananera”, sobresaturada de terroristas y tunantes extremistas de derecha, alejados con demagogia  y en demasía de los intereses de las masas.
No fue hasta el 1ro de enero de 1959, en que salió huyendo el dictador Fulgencio Batista y sus secuaces, refugiados en su mayoría en Miami, ante la pujanza del Movimiento “26 de Julio, el Directorio Revolucionario “13 de Marzo”, el Ejército Rebelde y el pueblo. Gracias a la Revolución Cubana rompimos todas las cadenas y lazos de penetración y control que imponía Estados Unidos de Norteamérica, motivo por el cual nuestro país logró la definitiva independencia y soberanía.
A pesar de luchas muy disímiles, y reiterados esfuerzos y desvelos de múltiples patriotas y revolucionarios de ayer y de hoy, el hermano pueblo de la hermana isla boricua habita en un llamado territorio o “estado libre asociado” , y prosigue Estados Unidos cometiendo la ignominia de tenerla sometida a un genuino régimen colonial del rapaz imperialismo yanqui.
En el Comité de Descolonización de la Organización de Naciones Unidas, se denuncia continuamente este abuso, pero como resulta usual, Estados Unidos se burla del sentido común y de las resoluciones y acuerdos tomados internacionalmente.
A  CUBA.
Autora: Dolores (Lola) Rodríguez de Tió.