lunes, 21 de julio de 2014

REBELIÓN EN LA GRANJA DE GEORGE ORWELL

“Rebelión de la Granja” es un escrito que conserva una vigencia clara e inobjetable. Para demostrar esto basta con mirar a Venezuela, nuestra “granja principal” que lleva más de 14 años del llamado socialismo del siglo XXI ó revolución bolivariana. Es procedente establecer un análisis comparativo entre lo sucedido en este tiempo de la llamada revolución bolivariana y lo escrito de manera brillante por George Orwell. Quien en su libro refleja la triste realidad de un mundo dominado por un solo ser, cabe destacar que mediante este escrito se advierte al mundo entero sobre los graves peligros de los gobiernos totalitarios, que aparentemente comienzan buscando “el noble servicio de los intereses y las necesidades auténticas del pueblo” y terminan desembocando en un sistema tiránico e impositivo pues el ansia de poder cambia a las personas, tanto los personajes como  los hechos que hicieron vida en la historia tienen sus antecedentes con la realidad histórica,  todo esto nos demuestra, que aunque en el comienzo todas las intenciones eran buenas, al final todo acaba convirtiéndose en lo anterior, incluso en  peores condiciones.
Rebelión en la Granja es una fabula donde  los cerdos tienen control y privilegios, los perros reprimen, las ovejas difunden líneas partidistas. Los cerdos cambian los mandamientos que no eran más que las leyes que se debían cumplirse en la granja, para adaptarlos a su forma de dirigir a los animales convirtiendo estos en un solo mandamiento que denominaron: “Todos los animales son iguales, pero unos son más iguales que otros”. En Venezuela, se viven constantes reformas en las leyes, los altos funcionarios del gobierno manifiestan que son cambios en beneficio del pueblo lo que nos hace replegar a la historia. Las obras de Orwell se pueden asociar con el  “gobierno bolivariano” donde se dan constantes apariciones televisivas interminables en las cuales se emiten las “órdenes”, la policía reprime jóvenes estudiantes y ciudadanos comunes solo por querer democracia y mejor calidad de vida. El poder total o absoluto es corrompible cuando no existen límites y se escapan de las manos los deseos de grandeza y omnipotencia, por lo que las ideas revolucionarias y de igualdad no servirán de nada si detrás de éstas hay una ambición desmesurada y sin control, esto a su vez puede tener su lado bueno, pero por lo general, el hombre se preocupa por sí mismo, por su propio bienestar, cabe mencionar la frase de Simón Bolívar “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano en el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía.”
T.S.U Aura Berbesi
Problemas Económicos de Venezuela