viernes, 18 de enero de 2008

EL NIÑO JESÚS CONQUISTÓ EL PICO ESPEJO


Luego de 26 años, el tradicional acto de fe renació en la Sierra Nevada de Mérida


Luego de 26 años sin realizarse la tradicional Paradura del Niño en Pico Espejo, a 4 mil 800 metros sobre el nivel del mar, a mediados del primer mes del año la Alcaldía del municipio Libertador conquistó con un pesebre viviente esa cima, escenario de una santa misa, donde el padre Edward Molina pidió a Dios por la unión y la solidaridad de todos los seres humanos, especialmente de Venezuela y los merideños. La actividad fue organizada por la Fundación Feria Internacional del Sol (Ferisol), presidida por Amarú Briceño, quien estuvo acompañado por las 12 bellas candidatas al reinado de la XXXIX edición de esta festividad, ellas, una a una, hicieron peticiones en la santa misa por todos los venezolanos, por la paz y el amor entre los seres humanos, y que no solamente se mantengan bellas por fuera, sino también que sigan siendo mujeres de bien y de nobles sentimientos. Luego de la santa misa, los participantes, con la alegre música de villancicos del grupo Ecos de la Montaña, recorrieron la estación de Pico Espejo hasta llegar a la imagen de la Virgen de Las Nieves, para dar gracias al Niño Jesús por brindarnos paz, alegría y amor. El alcalde de la ciudad, Carlos León Mora, dijo que esta paradura fue excelente, “me siento muy complacido de haber realizado nuevamente la Paradura del Niño en Pico Espejo, porque es un acto de fe cristiana, donde oramos por el bienestar de todos los venezolanos, de manera muy especial por los merideños, gracias a Dios logramos el renacer de un acto tan bonito y especial en Pico Espejo y lo seguiremos haciendo”, expresó. Amarú Briceño destacó que esta es la paradura más alta del mundo, con récord Guinnes, en el marco de la XXXIX Feria Internacional del Sol y los 450 años de la ciudad de Mérida, “el alcalde Carlos León Mora así lo ha dispuesto y no escatimó esfuerzos para que la tradición se hiciera como Dios manda, rescatando así nuestras costumbres, de igual manera el ciudadano gobernador del estado Mérida ha brindado todo su apoyo a esta acción”, apuntó. Elian Silvio, gerente del Sistema Teleférico de Mérida, dijo sentirse muy orgulloso de esta Paradura del Niño, y felicitó la iniciativa del alcalde Carlos León Mora; el gobernador Florencio Porras y Amarú Briceño, “Dios nos ha brindado este espacio tan bonito para que hagamos un acto de fe”, señaló. El padre Edward Molina dijo que fue un hermoso encuentro y que el significado es que Cristo se levante en nuestra Venezuela, en la Feria del Sol, para llenarnos de esperanza, de reconciliación, de entendimiento, esa fue nuestra oración, queremos darle gracias a Dios por la belleza de Pico Espejo y la gente de Mérida, necesitamos una feria en la que nos cuidemos unos a otros, que no descuidemos lo que es la seguridad en la entidad”, puntualizó. Los padrinos de la paradura fueron la periodista Yolbert Thaís Flores y el presidente de Ferisol, Amarú Briceño. Finalmente, hubo bizcochuelo y vino para los asistentes, quienes se divirtieron al son del grupo La Gran Parranda.


PUBLICADO POR "PICO BOLIVAR"